La marca de gafas Ace & Tate, con sede en Ámsterdam, abrió su primera tienda con un interior totalmente reciclado. Ubicado en Amberes, Bélgica, el interior de las tiendas es parte de una colaboración de diseñadores con sede en Rotterdam, Plasticiet, que obtuvo basura del área local.

Ace & Tate adoptó este enfoque para su segunda tienda, ya que el diseño minorista responsable es una prioridad clave para la empresa. Este es solo el comienzo para Ace & Tate, que están trabajando para lograr la neutralidad de carbono para 2030 y para finales de 2020 ofrecerán el 100% de su colección hecha de bioacetato.

Combinando todo tipo de desechos domésticos, se creó un material de lámina único como el corazón del diseño de la tienda. Todos los desechos fueron ordenados con luz infrarroja por la empresa de recolección Suez, y recogidos a mano por Plasticiet para lograr el aspecto deseado y la combinación de colores. Para crear la apariencia del rico terrazo, incorporaron grandes segmentos de color en las hojas.

El diseño reunió un concepto de diseño único con la iluminación de neón de la marca. Una instalación audaz rinde homenaje a los objetos cotidianos del hogar, como las botellas de plástico que son la base del material de desecho utilizado en el interior.

 

Reciclar es algo más. Tienda Ecoeficiente