La vida cambia día a día. Esa es la primera lección que nos ha dejado la actual situación del Covid_19.
Todos tenemos la sensación de que posiblemente el problema viene por un desajuste en la relación con el planeta que habitamos.
Y como todo desequilibrio continuado, este se ha corregido de forma súbita, radical.

Cuando se creó INNODESIGN me invitó, mi querida amiga y diseñadora Mara Pardo, a una jornada en la feria de Valencia, cuyo título era “Interiorismo como VALOR diferencial”. Yo me permití hacer una licencia sobre el título y a mi ponencia la llame “INTERIORISTAS CON VALORES”.

Creo que los tiempos de incertidumbre deben ser utilizados por muchos profesionales y empresas del ámbito del diseño para evolucionar en sus modelos de negocios y servicios, así como en sus estrategias, orientándolas hacia la innovación, la creatividad, y ahora también hacia la sostenibilidad, incorporando conceptos y metodologías que aporten valor y contribuyan al desarrollo sostenible.

La concienciación medioambiental crece de manera exponencial.

El compromiso con el planeta y el compromiso social han de estar en el PROPÓSITO y el ADN de cada diseñador.
Y, además, también hay que saberlo comunicar a los clientes.
‘El poder del propósito’; debemos revisar y reflexionar internamente, a nivel personal y de equipo, nuestro ‘para qué’.
¿Para qué hago esto? ¿Qué es lo que me mueve? ¿Qué es lo que me hace vibrar?
Tener un propósito te permite la agilidad de cambiar el rumbo, te sirve de hoja de ruta ante los retos y las oportunidades. Además, genera confianza al cliente, y consumidores, siendo la confianza un activo vital en cualquier servicio que ofrezcamos.
Los valores sociales compartidos están cambiando, porque las personas son cada vez más conscientes de su rol en la sociedad y del impacto de sus decisiones en el entorno.
En la definición de nuestro propósito debemos incluir esos valores que queremos compartir como parte de la sociedad, e incorporarlos a nuestra metodología de trabajo, a nuestra misión y visión profesional, porque esos valores compartidos serán los que nos hagan empatizar con nuestros clientes.

No voy a hacer una lista de valores, pero si me gustaría resaltar uno vital en los tiempos que corren, la SOSTENIBILIDAD, entendiendo como tal: “el equilibrio de una especie con los recursos de su entorno”, no podemos utilizar recursos que el planeta no tiene capacidad de darnos.

Con este criterio deberán los diseñadores adaptar sus diseños y metodologías de trabajo, teniendo en cuenta conceptos tales como: ECOEFICIENCIA (Aumentar el bienestar disminuyendo el uso de materiales, en resumen, hacer más con menos), ECODISEÑO (Metodología que se aplica al diseño de producto y proceso de fabricación, orientada a la prevención y reducción de impactos ambientales) y ECONOMÍA CIRCULAR (una economía basada en “cerrar el ciclo de vida” de los productos, servicios, residuos, materiales, agua, energía).

En definitiva, un diseño basado inicialmente en el reciclado y, más adelante, en dar una segunda vida a los componentes de los productos. Estos nuevos conceptos los diseñadores los tendrán que ir incorporando a su vocabulario y metodologías de trabajo.
Un ejemplo lo tenemos en las TIENDAS ECOEFICIENTES.
Un concepto de tienda que integra la sostenibilidad, la gestión ambiental, la eficiencia energética y la economía circular, en todo el ciclo de vida de la tienda.
Optimizando los costes de implantación, actuando en todos los aspectos de diseño, construcción, mantenimiento, reciclado, gestión de residuos y certificación.
Además, no debemos olvidar que al diseñar con estos criterios estamos haciendo un pequeño aporte al DESARROLLO SOSTENIBLE.
La sostenibilidad, como vemos, es la estrategia “básica” de cualquiera que quiera sobrevivir y tener “enfoque de futuro”.
Y como apunte final no olvidemos que, esta nueva visión profesional forma parte de la RESPONSABILIDAD SOCIAL.
Una nueva manera de gestiona las empresas, negocios, profesionales, basada en la gestión de los impactos que nuestra actividad genera sobre clientes, empleados, comunidades locales, medioambiente y sobre la sociedad en general.

Una nueva visión de nuestra actividad que termina por reportarnos el activo más valioso de cualquier empresa, la REPUTACIÓN, esa percepción que tienen todos nuestros grupos de interés de nosotros.
Como conclusión decir, que no podemos seguir relacionándonos con el entorno como lo hemos hecho en los últimos años.
Las empresas y los profesionales debemos corregir nuestras estrategias de negocio hacia un mundo más sostenible y responsable.

No olvidemos que “ser responsable es un poco más que ser sostenible”.

Ramón Prous Zaragoza.
Director de Sostenibilidad y Responsabilidad Social del Retail Design Institute Spain
TIENDAECOEFICIENTE

Fuente: 10decoracion.com

Innodesign: «Interioristas con Valores».